209b

Historia

Textiles arqueológicos han estado saliendo del Perú por contrabando desde su descubrimiento, a comienzos de la década de 1900. En tiempos anteriores, el coleccionarlos constituía una misión de alto prestigio. Esto trajo como consecuencia, que los textiles de Paracas además de estar en el Perú, se encuentren repartidos por museos de arte y colecciones privadas en todo el mundo, así como también en muchos museos etnográficos del occidente. Hoy en día se considera que los textiles de Paracas están entre los objetos de mayor demanda en mercado ilegal de objetos culturales.

¿CÓMO LLEGARON LOS TEXTILES A GOTEMBURGO?

Entre los años 1931–1933 se produjo una gran exportación ilegal de textiles de Paracas hacia diversos museos y colecciones privadas repartidos por el mundo. Una centena de ellos fue traída de contrabando a Suecia y donada al Departamento de Etnográfia del Museo de Gotemburgo por el cónsul Sueco en el Perú, Sven Karell, que en ese entonces deseaba permanecer anónimo. Hoy existe un mayor conocimiento sobre la problemática que acarrean los saqueos y el contrabando de objetos.

¿CÓMO FUERON DESCUBIERTOS LOS TEXTILES?

Durante los primeros años del siglo XX comenzaron a aparecer en colecciones privadas textiles bordados provenientes de una cultura Peruana desconocida. Estos textiles habían sido encontrados por saqueadores y no se parecían en nada a lo que hasta entonces se conocía sobre las antiguas culturas andinas. Fueron descritos como fantásticos, no sólo por lo avanzado de su técnica sino también por el fascinante y colorido mundo que parecían reflejar. Estos curiosos hallazgos causaron sensación y los arqueólogos comenzaron a buscar el lugar desde donde provenían. En 1925, el arqueólogo peruano Julio C. Tello logró convencer al saqueador Juan Quintana para que lo condujera a él y a algunos colegas hasta el lugar. La zona hacia donde los llevó estaba en la península de Paracas en Perú. Las excavaciones de la Península de Paracas durante la década de 1920 condujeron al hallazgo de complejos habitacionales y de más de 100 tumbas de distintos tamaños. Las tumbas contenían cuerpos que durante 2000 años habían yacido envueltos en textiles tejidos y bordados en algodón y lana de llama. El descubrimiento más sensacional fue el hallazgo Necrópolis de Wari Kayan, lo que significa algo así como Cementerio de los Templos Ancestrales. Allí se encontró una tumba con 429 fardos. Todos ellos habían pertenecido a una cultura que, aludiendo al lugar, fue denominada Paracas y pasó a considerarse como uno de los hallazgos arqueológicos más espectaculares de la Región Andina. Se cree que los textiles Paracas de esta colección provienen de esa tumba. A pesar que han pasado más de 80 años desde que los investigadores definieron y comenzaron a estudiar la Cultura Paracas, aún se sabe muy poco sobre la vida y sociedad de la gente que vivió ahí. Las investigaciones actuales indican que la llamada Cultura Paracas, tuvo una distribución espacial mas extensa que el área donde fueron halladas las tumbas. Se cree que seis valles a lo largo de la costa del Océano Pacífico estaban habitados.

LA CRONOLOGÍA DE LA CULTURA PARACAS

La Cultura Paraca fue la primera sociedad compleja que habitó la costa sur de Perú. Su cultura se desarrolló durante cerca de 900 años. Ese período se divide en una fase anterior llamada Cavernas y en una fase posterior llamada Necrópolis. Durante la primera etapa vemos una fuerte influencia de la cultura Chavín. A partir de entonces, la Cultura Paracas se convierte en una cultura más independiente, con expresiones ideológicas y estilísticas propias, como se aprecia en Necrópolis, la fase posterior. La Cultura Paracas se extendió más de seis valles a lo largo de la costa.